Análisis – Fire Emblem Fates: Estirpe

Si te gusta el género de rol y estrategia, buscas introducirte en la licencia o un título de larga duración y amplias posibilidades de rejugabilidad, Fire Emblem Fates: Estirpe podría ser tu elección idónea.

Creo que puedo decir con total acierto que cuando nos colocamos delante de una pantalla, lo hacemos para disfrutar. Esperamos una historia de esas de las que no quieres saber el final, que te atrapan de principio a fin, y sientes tanto cada minuto que pasas jugando que las hace tuya. Desgraciadamente, tarde o temprano, nos toca volver a la realidad y toda esa emoción confluye en un ingente vacío.

Esto es lo ocurre en Fire Emblem Fates: Estirpe. Cuando accedes a crear esa nueva partida en tu 3DS, sabes que estás marcando el punto de inicio de una narración que, durante al menos 25-30 horas, se proclamará tuya.

Donde todo comienza

Al inicio del juego podemos escoger el sexo de nuestro/a protagonista, a la vez que elegir entre un escueto número de opciones de personalización. En la edición de Estirpe, Corrin (nombre por defecto del protagonista) se posicionará frente al reino de los Nohr (donde fue criado/a) para ayudar al reino de los Hoshido (donde están sus raíces biológicas) en lo que se conforma como una lucha por el bien absoluto. Aquejada de una trama simplista por la poca profundidad de su argumento, la historia girará en torno a esta guerra bélica. Sin embargo, el conjunto audiovisual que nos ofrece consigue apoderarse de nosotros desde el primer minuto hasta el punto de encariñarnos con los personajes y bautizar como propio ese deber de imponernos sobre el mal.

Ambas ediciones, Estirpe y Conquista, tienen una base común: los seis primeros capítulos son iguales en ambos títulos. A partir de entonces jugaremos del lado de los Hoshido, si nuestra elección ha sido Estirpe, y de los Nohr, si hemos optado por Conquista.

Si bien la duración estimada ya es perfectamente notable, Fates presenta un elevado nivel de rejugabilidad por las cuantiosas misiones secundarias, que posibilitan fácilmente doblar la duración del videojuego, superando holgadamente las 40 horas.

Al más puro estilo Fire Emblem

Para los veteranos de la saga os puedo asegurar que la esencia de Fire Emblem permanece intacta, exhibiendo un sistema de combate que sigue las líneas del rol estratégico clásico. Esta es la entrega más “asequible” de la trilogía propuesta por Nintendo pues la dificultad de los combates puede resultar extremadamente sencilla, lo que lo convierte en un título muy recomendable para aquellos que busquen introducirse en la saga. A su vez, los jugadores más ambiciosos encontrarán el reto deseado en la opción de dificultad “extrema”, donde perderemos permanentemente las unidades caídas en batalla. A pesar de que las misiones no están respaldadas con el mismo trasfondo que en Awakening y los objetivos pueden volverse en ocasiones repetitivos, las mecánicas funcionan. Como novedad F.E. expone un armamento de duración ilimitada, así como una mejora en el sistema de agrupamiento de unidades, y uno de los puntos fuertes será el esquema de batalla marcado por tres tipos diferentes de armas.

En esta entrega nos olvidaremos de esas extenuantes y cuantiosas horas dedicadas a fortalecer nuestras unidades, pues la sencillez y rapidez con la que nuestros personajes suben de nivel lo convertirá en un proceso ameno y satisfactorio.

Las grandes novedades

Mi Castillo será lo que en otros juegos conocemos como la “base de operaciones” a la que nos dirigimos entre cada misión. Esta es una de las nuevas incorporaciones de este título, un lugar donde podremos construir diferentes edificios, comprar en varias tiendas, apostar en la Arena e incluso jugar a la lotería. Además es aquí donde estarán localizados nuestros aposentos, dándonos la posibilidad de mejorar las relaciones con nuestros camaradas, así como casarnos.  Los vínculos entre las unidades servirán para reforzar las agrupaciones y apoyos durante la batalla, un punto a tener muy en cuenta pues puede ser de verdadera utilidad en algunos momentos de vital importancia. Todas las edificaciones podrán mejorarse a medida que avanzamos en el juego, aumentando así el número de artículos ofertados en cada una. En las tiendas podremos comprar armas y accesorios para nuestros personajes.

A pesar de que se trata de un detalle menor, otra novedad son las Venas de Dragón, que consisten en unas casillas especiales situadas sobre el tablero de combate y que, a través de un poder especial que solamente poseen los miembros de la realeza, permiten activar puentes, dañar a nuestros enemigos o curar levemente a nuestros aliados.

Un universo de lo más colorido.

Fire Emblem Fates: Estirpe presenta un increíble apartado tanto visual como sonoro. La magia de la combinación de los personajes pixelados sobre un escenario con elementos 3D es lo que, además de mantener el espíritu de la licencia, aporta ese toque especial. A su vez, la calidad de las secuencias CGI proporcionan mayor seriedad a la historia y ayudan a que el jugador empatice todavía más con los personajes. La caracterización de éstos, el diseño del vestuario y la estética oriental de los escenarios deriva en que, inevitablemente, sintamos que hemos sido trasladados a la época de los samuráis. A pesar de que Intelligent Systems ha escatimado en lo que se refiere a la innovación del contenido gráfico, el conjunto audiovisual ejerce un papel protagonista dentro de los factores que hacen grande este título.

Por otro lado, y como sucede en innumerables ocasiones cuando se trata de títulos que llegan de Japón, Fates ha recibido una pequeña censura para la localización de Occidente. Se trata de un pequeño minijuego que consistía en poder acariciar a los personajes cuando visitaban nuestros aposentos. Una decisión por parte de Nintendo un tanto difícil de entender debido a que sin embargo, sí podemos tocar al personaje con el que hayamos contraído matrimonio para despertarlo por la mañana.

Mejora del modo multijugador

En el modo multijugador podremos enfrentarnos a otro usuario en combates de cinco unidades a escoger de la plantilla de nuestra partida. Podremos jugar en local o a través de una conexión wifi, tanto con amigos como con desconocidos. Tendremos varios escenarios para escoger, entre los que se encontrarán los castillos de cada jugador. Además, al visitar un castillo ajeno tendremos la posibilidad de regalar accesorios sin perderlos, a excepción de  los que adquirimos a través de Amiibos y DLC. A pesar de que el multijugador no era el punto fuerte de Awakening, en Fates se han esforzado por darnos una versión mejorada. De todos modos, enfrentar a los personajes a los que hemos ido dando forma y desarrollando a lo largo de la partida contra un oponente real puede resultar verdaderamente interesante.

Los Amiibos en Fire Emblem Fates

A pesar de que todavía no se conoce si las nuevas figuras de Corrin y Roy estarán disponibles para su uso en un futuro, muchos os preguntaréis cómo funciona el sistema de compatibilidad de los Amiibo de entregas anteriores de Fire Emblem. Los que tengáis las figuras de Ike, Marth, Daraen y Lucina podréis utilizarlas en esta nueva entrega. Concretamente, al colocar sobre la pantalla un Amiibo, el personaje aparecerá en nuestro castillo rodeado de regalos. Además si volvemos a darle uso en más ocasiones (habiendo transcurrido un breve periodo de tiempo), nos enfrentaremos a él e incluso será posible reclutarlo para nuestro equipo. Gracias a esta opción podremos jugar con los protagonistas de ediciones anteriores de la franquicia.

Conclusión

Fire Emblem Fates: Estirpe” es un juego dirigido principalmente para quienes quieran iniciarse tanto en la saga como en el género de rol táctico. Sin embargo, gracias a la posibilidad de jugarlo a un nivel con una dificultad mayor está muy lejos de poder decepcionar a los más veteranos. A pesar de la sencillez de la historia, su conjunto audiovisual sumado a un adictivo sistema de combate que respeta totalmente la esencia de la franquicia y el elevado nivel de rejugabilidad lo convierten en un título muy completo.

Artículo para Legión de Jugadores

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *